10 diciembre, 2006

cromatofagia


Del claroscuro de las tardes
he aprendido, lo que es ¡la tristeza!

Es un modo de ver las cosas
…como verlas en negro y blanco
llegan a mis ojos los colores
pero la sensación es toda nueva…
pasan las aves y todas se ven iguales
…obscuros movimientos en el aire
¡a veces pienso que la tristeza!
es el último depredador de aves

también, se alimenta del azul claro…
He visto, que cuando estoy triste
el cielo se torna de un solo gris
¡algo le ha comido sus matices!
la bestia que devora el color de los plumajes
¡cuando ruge de hambre!
--¡por la felicidad que nunca vive!--
devora el color del cielo, obscureciéndole,

Y cuando no le basta, la tristeza merodea
merodea sola por las playas
¡y se traga todo lo azul de mar y cielos!
hasta que un día …se hace inmensa
¡matiz infinito del color azul marino!
regocijándose en su propia soledad...

Hace algunos momentos escuchaba
como se comía mi corazón
me dolió tanto que deje de respirar…
de los siete corazones que yo tengo
solo me dejó seis o cinco, quizás.

Esta bestia que devora mis colores
nace del negro y blanco, …de la nada
se come todo lo que es nuestro…
...¡pero he aprendido a derrotarla!

Cada mañana, cuando despierto
pinto cuidadosamente el cielo
y cada ave que pasa colorea mis alas
y al mar pinto con mis versos
¡y todo! todo esto, espanta la bestia
…¡la tristeza! ¡le teme a la poesía!

cada mañana hago mi vida del color
…del mas poético color que puedo,
¡y la bestia! …me devuelve el corazón.

de mi libro, "Poesia adicta para un colibri", D.R.
dedicada a mi hermano Juan Manuel Zorrilla Mendoza "yuyo"
Publicar un comentario