05 agosto, 2006

LIBERTAD


El ave que bate sus alas y aspa vientos
no vuela, se esclaviza, es el ego
las extiende, las emplaza y no levanta
es el miedo de la mente, solo eso.

Son los aspavientos la tristeza de mis alas
no se ejerce potestad al aire quieto
mas el viento mismo --hecho vuelo--
es la libertad de mi mente y de mi alma.

Nadie puede discutir mis viejos vuelos
eso es perder el tiempo en aspavientos
el verdadero sueño esta en los anhelos
hoy anhelo el arcoiris de mis cielos.

No pretendan dar tamaño a mis alas
soy arriero y dueño de mis manos
soy la rienda y soy aquel caballo alado
no estoy en manos de otras manos.

En fin, ya mismo la vida nos eleva
es la tierra la madre que nos ancla.
Son mis alas del tamaño de mi vuelo
y el vuelo mismo, el tamaño de mis cielos.


de mi libro, Poesía adicta para un colibrí.

Publicar un comentario