02 agosto, 2006

oasis de extrañarte


se aligera el tiempo
cuando el día se cansa
la noche cae como derramada
como una túnica mágica
el desierto se transforma
en una alfombra de mieles
y las estrellas aparecen
como aquellas cien mil hadas
y yo solo soy habitante
del continente estrellado de amarte
sembrado como palmera única
en el oasis este de extrañarte.


de mi coleccion de versos "murales en la pared"
Copyright todos los derechos reservados por Gabriel Pablo Zorrilla
Mendoza, abril 2006, SEP, México.

Publicar un comentario