09 septiembre, 2006

Quédate nuestra


Quédate nuestra
eres la necesidad mutua
y yo
soy la necesidad tuya
por que eres presencia absorta
por que eres, lo que nos toca
quédate nuestra
¡quédate como la luna!

te pude conocer tan chica
y sin embargo
no te he de conocer nunca
¡ni ya grande!...
quédate nuestra
por que eres mía
quédate ¡por que eres solo tuya!

pero quédate de veras…
¡De las hojas!
…solo llévate su caída
del árbol
¡si quieres!
…llévate las hojas
¡pero quédate! aunque sea dormida
quédate, por que no eres hojas

Quédate nuestra
para verte y que me cojas
y me entregues a la lluvia…
por tus rodillas
que son las mías
por el silencio de los momentos
que siguen tu partida
quédate nuestra
…¡o no te quedes nunca!


de mi libro, Poesía adicta para un colibrí.

Publicar un comentario