16 septiembre, 2006

sobredosis


Estoy seguro que moriré de una sobredosis de poesía
aunque talvez no!
porque he aprendido a escribirla para sanar mi alegría
si, la que estaba enferma
mi alegría estaba enferma de nostalgia
estaba enferma de ironía
padecía en su corazón la arritmia de la tristeza
y su mente, la esquizofrenia de la melancolía
y así, con dosis cada vez mas contundentes
el poema revivió mi alegría fallecida
casi milagrosamente...


de mi coleccion de versos "murales en la pared"
Copyright todos los derechos reservados por Gabriel Pablo Zorrilla
Mendoza, abril 2006, SEP, México.

Publicar un comentario