25 noviembre, 2006

la espera


pudiera decirte que este silencio
me trae tu voz
y esta luz entre el cortinar
me trae tus ojos

pudiera decirte lo dificl que es la tarde
cuando las palomas no vuelan
y es que tus pasos no llegan y yo
yo soy el que te espera

y te puedo decir que los momentos estos
de las tardes flacas
son como las ramas secas
del arbol que mi ventana estampa

y deseo que la tarde se adelgazara
como para que tu llegaras
y la noche se alargara
como para que no te fueras

y dejame lamentarme tambien
de las horas muertas que nos matan
porque no acercan mas las cosas
aquellas cosas que nos alejan

quisiera poner limites a la tarde
y que la noche fuera ilimitada
para que pudiera verte mas horas
y pudieras regalarme mas miradas

a solas me pregunto que sera la vida
como una continua espera
o mas bien una presencia discontinua
del ser que se ama

a solas me he dicho claramente
que estas horas de letras
son como una escalera, una
que me lleva hasta las hojas nuestras

y mas noche y a oscuras
siento como se desnudan las ramas
y es que se nos van las hojas
al arbol a mi y al tiempo que nos espera

de mi coleccion de versos, "canto repentino", D.R.
Publicar un comentario